facebook_page_plugin

atuel pescadores
El rio Atuel nace en la laguna del mismo nombre, ubicada al pie del volcán Overo en la cordillera de los Andes en el sur de Mendoza, tiene una longitud aproximada de 500 km y es de régimen nival.


Es un rio de una belleza increíble, con poca afluencia turística, ideal para la práctica de la pesca con mosca y conocido mayoritariamente por pescadores locales, ya que no forma parte de los destinos de pesca en Argentina, aunque si lo juzgamos por la calidad de las truchas arco iris que allí habitan, producto de una exuberante riqueza biológica, este rio a mi entender debería ser un destino frecuente de muchos mosqueros de todo el país.
En sus nacientes tiene afluentes que enturbian sus aguas y recién se aclara en marzo, por lo que la mejor época para pescarlo es desde que se estabiliza el color del agua,  hasta mediados o fines de mayo, dependiendo de cuando lleguen las primeras nevadas fuertes.
Los ríos de montaña han sido estudiados en varios países, por la importancia económica y social  que tiene la pesca deportiva de truchas en ellos. Corresponde a sectores de cabecera y medios de pendiente pronunciada, con sustratos rocosos, altas y medias velocidades de corrientes, bajas y estables temperaturas, altas concentraciones de oxígeno y generalmente con una gran población de insectos acuáticos, cangrejos y de peces forrajeros.
 Este rio no es la excepción, ya que la zona truchera no tiene más de 130 km, desde los altos valles de montaña, hasta el piedemonte y a partir de allí los parámetros físico-químicos, que actúan como ordenadores biológicos no son los apropiados para el desarrollo de los salmónidos.

Este es el color típico de los ríos del sur de Mendoza, por sedimento en suspensión del deshielo.
Para hacer un análisis detallado de este pesquero lo he dividido en 3 sectores: alto, medio y bajo, para ver cómo los ordenadores biológicos determinan la dieta de la trucha en cada sector y por ende las técnicas de pesca más efectivas.
Como llegar a cada sector de este rio?
El rio Atuel sirve de límite entre los departamentos de San Rafael y  Malargué y justo allí sobre la ruta 40, se encuentra el pueblito El Sosneado, en donde nace un camino hacia el oeste que va bordeando el rio Atuel hasta sus nacientes.  
Para llegar al sector alto hay que recorrer unos 40 km por este camino y desde ese punto este sector tiene 35 a 40 km más de rio extraordinario con el camino bordeándolo.
El sector medio empieza a orillas de la ruta 40 y desde ese punto este sector tiene 40 km de rio hacia el oeste con el camino bordeándolo.
El sector bajo es el más largo y está comprendido desde la ruta 40, hasta unos  50/60 km hacia el noreste.
Esta división del rio es personal y está basada en estudios que generosamente me han brindado prestigiosos biólogos mendocinos, los que he podido corroborar en terreno haciendo las prospecciones pertinentes. Sectorizarlo me sirve  para poder explicar en las capacitaciones en terreno que dicto, que determina las características biológicas de cada sector y el porqué de la elección de una u otra técnica.
Quisiera recalcar que todos los buenos pesqueros en Mendoza son públicos y de acceso libre para los pescadores, motivo de orgullo en la sociedad mosquera mendocina, solo deben tener su licencia  provincial de pesca,  que la pueden gestioar en muchas ciudades de la provincia. Espero en un futuro próximo en la Patagonia ocurra lo mismo, ya que hoy por hoy su licencia raya en la estafa a muchos pescadores, ofreciéndoles muchos ríos que figuran como opciones de pesca y están reglamentados,  a los cuales no pueden acceder y menos pescarlo.

 
Parámetros físico-químicos: oxigeno, temperatura y PH principalmente.  
Valores del Atuel alto:
Oxigeno: entre 13 y 16 mg/l dependiendo del nivel hídrico.
Temperatura: entre los 3 y 13 grados dependiendo la hora y la época del año.
PH: entre 8,20 y 8,40 dependiendo del material en suspensión.
 

Valores del Atuel medio:
Oxigeno: entre 11 y 14 mg/l dependiendo del nivel hídrico.
Temperatura: entre los 5 y 15 grados dependiendo la hora y la época del año.
PH: entre 8, 00 y 8, 20 dependiendo del material en suspensión.
 

Valores del Atuel bajo:
Oxigeno: entre 8 y 11 mg/l dependiendo del nivel hídrico.
Temperatura: entre los 7 y 17 grados dependiendo la hora y la época del año.
PH: entre 7,60  y 7,90   dependiendo del material en suspensión.

Acá se puede apreciar como el único factor en común que tienen los 3 sectores es solo el nombre, ya que los parámetros físico-químicos que actúan como ordenadores biológicos cambian en cada sector y por lo tanto la dieta y la conducta alimenticia de la trucha también.
  Este debería ser el punto de partida para desarrollar cualquier estrategia de pesca, ya que al manejar este tipo de información y comprender la  importancia que tiene para pescar, le permitirá entender mejor lo que sucede en ese sector de rio que va a pescar y así podra determinar la técnica de pesca más apropiada para ese momento y lugar, elegir la mosca a referencia de la dieta de la trucha y configurar del equipo acorde a la técnica elegida.

Un breve análisis de cómo estos parámetros condicionan a la trucha y a su alimento.

Temperatura:
Afecta el metabolismo de las truchas aumentando o disminuyendo su actividad, porque la trucha es un animal de sangre fría y su temperatura corporal es controlada por la temperatura del agua.
Con temperaturas inferiores a los 2°C la trucha no podrá digerir el alimento, pero al ir aumentando   gradualmente la temperatura el proceso digestivo se acelera hasta los 14/15° C aproximadamente.
 Entre los 8° C y 16° C en líneas generales una trucha demora menos de 10 hs en hacer la digestión, es decir que con estos valores,  la trucha puede tener dos periodos de alimentación diarios y con temperaturas menores o mayores del agua podrán tener un solo periodo de alimentación diario.
Acá vemos como la temperatura modifica los intervalos alimenticios y como al acortarse las posibilidades de pescar aumentan notoriamente.
La temperatura también actúa sobre la comida de la trucha, 1ro determinado su distribución a lo largo del rio y 2do la actividad; con bajas temperaturas la actividad generalmente será mínima o nula, pero a medida que esta vaya aumentando el rio ira tomando vida y los organismos acuáticos presenten se empezarán a mover en busca de su alimento y la trucha ira tras ellos, ya que de ello depende su sustento y es la oferta alimenticia la que ordena y determina el comportamiento y nivel de actividad de la trucha.

Oxigeno:
Los ríos de montaña tienen una gran concentración de oxigeno libre en estado gaseoso por la velocidad del agua y las irregularidades del lecho, que producen mucha turbulencia, facilitando  así la captura de oxígeno atmosférico y  porque además este proceso es más efectivo en  aguas frías,  algo característico de estos ríos.
El oxígeno libre en el agua actúa directamente sobre  el metabolismo  de las truchas y también sobre todo tipo de alimento. Estas variaciones en la concentración de oxigeno del agua están directamente relacionadas con el desarrollo de invertebrados y particularmente de macro invertebrados (insectos acuáticos) y su comportamiento.
El tamaño, cantidad y actividad de las ninfas y larvas en aguas con más oxígeno libre, será mayor que en aguas con menor concentración del mismo.

 Generalmente hay una relación directa entre el oxígeno, la actividad y la riqueza biológica.
 
PH (potencial hidrogeno):
Es un índice que mide la acidez o alcalinidad del agua. PH 7 es un valor neutro,  por encima de este valor las aguas son alcalinas, con más sedimento en suspensión y generalmente muy ricas en alimentos, debido a la concentración de calcio fundamentalmente, ya que este mineral es el principal elemento estructural del exoesqueleto de los insectos acuáticos y cangrejos y también es vital para el desarrollo de los peces y por debajo de 7 las aguas son acidas y en general pobres en alimentos.
Todos los ríos trucheros famosos de Argentina que yo conozco son de aguas alcalinas. (Malleo, Chimehuin, Limay, Traful, Correntoso, Alumine, Quillen, entre otros y en Mendoza los ríos Malargue, Salado, Tordillo y obviamente el Atuel. Sé que estos nombres son desconocidos para la mayoría de los pescadores, pero en un futuro cercano estoy seguro no será así, porque la calidad de su pesca producto de una riqueza alimenticia única, tanto en cangrejos, como en insectos acuáticos, ubicara a estos pesqueros en el lugar que se merecen.

Los parámetros físico químicos son ordenadores biológicos que determinan la distribución y el desarrollo de todas las especies vivas en cada sector en particular.
 Cada comunidad que vive en una determinada zona del rio es el resultado de una selección de los  organismos capaces de vivir en esas condiciones, ya que les proveerá el tipo de alimento que ellos precisan y un hábitat en el que estarán protegidos del arrastre de las corrientes y de sus predadores.
 
El Atuel alto
Este sector de cabecera tiene gran pendiente, lecho rocoso, altas velocidades de corrientes con gran cantidad de rápidos y correderas,  bajas y estables temperaturas, altas concentraciones de oxígeno y aguas muy alcalinas.
  Casi el 100% de la dieta de la trucha en este sector es de insectos acuáticos y están presentes los 4 órdenes más importantes: Efímeropteros (Mayfly), Tricopteras (Caddis), Dipteros (Mosquitos) y  Plecopteras (Stone), con diferentes especies adaptadas anatómicamente para resistir la presión que el caudal ejerce sobre ellos. Adaptaciones a destacar: aplanamiento del cuerpo de efímeras y plecópteras,  uñas en algunas especies de efímeras, tricópteras y plecopteras, hilos y redes de seda en los tricopteros y  ventosas en los dípteros, para chuparse a las piedras.
Por la velocidad de la corriente hay una gran cantidad de derivas accidentales a lo largo del día, ya que  al ir aumentado la temperatura los insectos empiezan a caminar por el lecho en busca de alimento, hasta que una vena de corriente en muchos casos los arrastra aguas abajo y ahí estará la trucha esperándolas para alimentarse, esta no sabe que se llaman derivas accidentales, pero si conoce este fenómeno biológico.
Estas derivas acompañadas de las eclosiones, en días con buenas condiciones de pesca,  pueden ofrecerle una jornada de excelentes capturas a aquel pescador que sepa que existen y también como capitalizarlas.
 Por todo lo mencionado, se cae de maduro que la pesca con ninfas es la técnica más apropiada y la más productiva en este sector.
Es muy factible allí poder pescar  hermosas arco iris de más 1 kilo como promedio y muchas veces  a trucha vista,  con pequeñas ninfas montadas en anzuelo 14, 16 o 18, recreando derivas accidentales y en las eclosiones haciendo emergencias y esta la posibilidad latente de capturar algunos ejemplares de 3 kilos o más con las mismas técnicas y equipamiento, pero estas truchas exigen una mayor destreza y experiencia del pescador, para lograr una delicada y precisa presentación con largos líderes, una deriva libre de todo drag y todo en el 1ro o 2 do lance.


captura1Capturada a vista con equipo #3 línea de flote, líder de fluorocarbon de 12 pies,  terminado en 5x, con una imitación de ninfa de efímera en #16 en el sector alto, recreando una deriva accidental.


El Atuel medio
 En este sector la pendiente es menor, el lecho tiene sectores de arena, otros rocosos y camas de algas, velocidades medias de corriente, con  gran cantidad de correderas profundas y algunos pozones, temperaturas más altas, menor concentración de oxígeno y la alcalinidad del agua es algo menor.
La población de insectos empieza a disminuir para compartir el lugar con cangrejos fundamentalmente, cambian los ordenadores biológicos y cambia en alimento.
Hay un recambio en las especies de insectos, dándoles lugar a otras que se encuentran mejor adaptadas a este hábitat.  Aumenta la población de Dípteros y Trichopteros, desaparecen los Plecopteros y se mantiene estable la población de efímeras con las mismas especies que el sector alto y con especies nuevas, mejor adaptadas a la natación, como la familia baetis.
Hay derivas accidentales, pero en menor medida por tener menor estrés hidráulico y también muchas eclosiones, que son mejor aprovechadas por las truchas ya que la superficie del agua es más laminar y lenta, lo que le permite a la trucha hacer contacto son los insectos alados (mosca seca) algo que en el Atuel alto le resulta más difícil porque la velocidad del agua quiebra la superficie.
Es decir que se puede pescar con ninfas, recreando derivas accidentales y en las eclosiones haciendo emergencias, también pescar con ninfas flotantes y con secas de imiten al adulto a deriva muerta.
También se puede pescar muy bien con cangrejos, practicando técnicas modernas que poco se emplean en Argentina. La pesca con cangrejos tienen más similitud por el comportamiento de los mismos a la pesca con ninfas que a la pesca con streamers
Se debe pescar a deriva muerta, con algunos movimientos específicos de la puntera, que le da el movimiento necesario a la imitación para recrear el movimiento de estos crustáceos, pero siempre en deriva contralada y el sistema en tensión  y no recuperando la mosca como hacemos con un streamer.
 

captura2Capturada a vista con equipo #3 línea de flote, líder de fluorocarbon de 12 pies, terminado en 5x, con una imitación de ninfa de efímera en #14 en el sector medio, recreando una emergencia.

El Atuel bajo
En este sector la pendiente es mucho más leve, algo que se aprecia en la sinuosidad del rio, con frecuencia de correderas largas y profundas y pozones, el lecho es básicamente de arena y limo con camas de algas, velocidades medias a lentas de corriente, temperaturas  bastante más altas  y bastante menor concentración de oxígeno.
Es un sector con altos niveles de deposición de sedimentos,  con un cauce y lecho cambiante como resultado de este fenómeno, síntoma de un ambiente inestable, que se convierte en poco propicio para la mayoría de los insectos acuáticos e ideal para otros organismos, como los bagres y cangrejos.
Se puede realizar la misma técnica de pesca de cangrejos y también se puede pescar muy bien con líneas de hundimiento aguas abajo con imitaciones de bagres.
En este sector la pesca es más lenta, pero se puede capturar arco iris de portes realmente impresionantes. Tengo amigos que lo pescan con frecuencia y han capturado varias truchas de más de 3 ½  kg en la pasada temporada.
Cabe aclarar que mi experiencia, observación y estudio se basa principalmente en ríos y arroyos de montaña, donde pesco, guio y doy capacitaciones en terreno mayoritariamente es en el sector alto y medio de este rio entre otros de la zona, por tal motivo tengo poca información, fotos y experiencia de pesca en este sector.


Recomendaciones para llevar en el chaleco:

Un termómetro en el chaleco podrá darle una noción de los periodos de alimentación, de los intervalos alimenticios y un conocimiento de cómo la variación térmica modifica el comportamiento de los organismos acuáticos y de la trucha.
Un medidor de PH es muy útil sobre todo cuando uno va a pescar un lugar por primera vez y no tiene información del lugar. Como consejo personal si el PH del agua es acida vaya a pescar a otro lugar, casi con seguridad la carga biológica de ese pesquero será pobre y el tamaño y vitalidad de las truchas estará íntimamente relacionado a esa situación.
Una red entomológica para poder desplegarla en diferentes columnas de agua y así poder saber si está derivando alimento, que a simple vista es imposible ver, esta herramienta de pesca es fundamental en muchas ocasiones para poder elegir la técnica y la mosca apropiada, para ese momento y lugar. Con un metro de tela mosquitera ya tiene su red.
Pescar el sector alto de este río con streamers, carecería de toda lógica y acotaría mucho las posibilidades de tener buenas capturas, ya que no estaría pescando a referencia de lo que las truchas comen allí y lo mismo sucedería  si se pescara el sector bajo con ninfas y secas, ya que la dieta allí se compone de cangrejos y de bagres fundamentalmente.
Debe estar atento a  la biología de cada sector, constatándola con un pequeño trabajo de prospección a orillas del rio para determinar el alimento, levantando piedras, utilizando la red entomológica, inspeccionando las camas de algas, o simplemente dejando de pescar n instante para ver si derivan insectos en la superficie o cerca de ella. Observe y saque conclusiones, pero trate de no elegir la mosca a ciegas.
El rio elige la mosca y esta determina la técnica a utilizar y el equipamiento apropiado.
En la pesca nada es absoluto, pero el conocimiento y la capacidad de observación ayudan y de qué manera.
Saludos a pescar con honor y nos vemos en el rio.

Fernando Mosso
Head Instructor Escuela Mendocina de Pesca con Mosca
Master Casting Instructor: International Federation of Fly Fishers
Head Instructor Escuela Andes Anglers Argentina

esenpt